CONGRESO DE LA REPÚBLICA: ZOOLÓGICO O TRIBUNAL DE LA INQUISICIÓN

Resulta lamentable tener que regresar casi de manera rutinaria a comentar acerca de nuestro pobre Congreso. La encuesta de Ipsos Opinión y Mercado, publicada el último 11 de junio le daba a este un 28% de aprobación y un 59% de desaprobación, ubicándose entre las instituciones, solo por encima del Poder Judicial (tremendo mérito).

Según nuestra Constitución, en su Artículo 39°, el Presidente de la República tiene la más alta jerarquía en el servicio a la Nación y luego están, en igual categoría, los representantes al Congreso, ministros de Estado, miembros del Tribunal Constitucional y del Consejo de la Magistratura, los magistrados supremos, el Fiscal de la Nación y el Defensor del Pueblo.

Lástima que en la redacción se haya puesto primero a los congresistas antes que a los ministros, porque la verdad es que se sienten sus superiores, a pesar de estar en igual categoría. Los pobres ministros parece que se pasan todo el día dando explicaciones en el Congreso, haciéndoles perder el tiempo.

Nuestro Congreso lamentablemente es un zoológico, con el perdón de los animales. Y por la actitud de la mayoría, tendiendo a parecerse a un Tribunal de la Inquisición, probablemente debido a los fantasmas que rondan la Plaza Bolívar.

Parecería decidido y probablemente quien reemplace a Luz Salgado en la Presidencia del Congreso, será Cecilia Chacón, quien, sin haber terminado carrera universitaria alguna, hoy preside la Comisión de Presupuesto. Esta señora fue condenada en octubre 2012 a cuatro años de prisión suspendida por enriquecimiento ilícito, inhabilitación de todo cargo público y reparación civil de S/2 millones por un tribunal superior. Curiosamente, tiempo después y gracias a un artilugio legal, una sala suprema emitió una resolución disponiendo la nulidad de absolutamente todo el proceso penal que se inició en el año 2001, volviendo todo a fojas cero. ¿Entendemos entonces por qué el Poder Judicial es la institución con la peor aprobación y la más desprestigiada del país?

Y lo que vemos en este variopinto corral, llevando al país por un despeñadero, es a esa bancada de Fuerza Popular, una jauría de perros rabiosos que se impone a punta de colmillos, garras y garfios; la de los PPKausas, jugando precisamente al juego del cuy, no sabiendo a qué casita van o adonde apuntan; la de los apristas, buitres que están a la espera del error de uno para ir en busca de la carroña; esa porquería de Acción Popular, ratas que solo están para estorbar y oponerse a todo sin proponer nada; los del Frente Amplio, insectos que se comen entre ellos, haciendo ruido, pero sin contribuir. Por último, los de Alianza para el Progreso, que tal vez son los que viven felices, comiendo la caquita que hacen todos los demás y que solo sirven para eso, y por supuesto, para plagiar…

Un asco de Congreso.

Related News