ONP UNA EMPRESA QUE NOS CUESTA DEMASIADO

El gobierno actual ha heredado del nacionalismo –la suma de los humalistas y las izquierdas- una empresa estatal llamada Oficina de Normalización Previsional –ONP- que nos cuesta miles de millones soles cada año a todos los peruanos, sin que exista ninguna justificación para ello.

La ha heredado, porque quien no resuelve algo que significa muchos problemas, le deja a su sucesor una mayor tragedia. En este caso, la ONP es el símbolo de una carga insostenible que ha superado los cien mil millones de soles en déficit y nadie –algo usual- nadie hace nada por cerrar esa empresa.

Lo que es peor, decenas de miles de jóvenes son afiliados al sistema nacional de pensiones –la ONP  es el sistema de reparto del Estado- sin su consentimiento, sin su aprobación, sin haber firmado un Contrato de Afiliación. Es decir, te afilian sin saberlo, te quitan el dinero que aportas para destinarlo a otras personas, haciéndote creer que cuando seas viejo, los jóvenes que ingresen a la ONP aportarán para pagarte a ti.

Te dicen lo que le dijeron antes a otros y mira, sólo a uno de cada cinco le cumplieron, pero con una pequeñísima pensión de jubilación, frente a la enorme cantidad de dinero aportado a lo largo de la vida de trabajo.

La ONP nos cuesta cada año, cerca de tres mil millones de soles de nuestros impuestos, para cubrir las necesidades de pagos de pensiones de esa empresa. La ONP recauda de sus afiliados la mitad de lo que necesita y para conseguir la otra mitad, le pide al Gobierno que le regale miles de millones de soles. Le regala el Gobierno, no le presta, eso es lo inaceptable.

Los sabios del Congreso pasado dejaron que eso siguiera el rumbo de la injusticia, con lo cual en cinco años de Humala se regalaron a la ONP casi quince mil millones de soles y además, se pagó decenas de millones a diversos Abogados para evitar que la ONP pierda 128,000 juicios previsionales de peruanos que no están recibiendo sus pensiones.

El actual Gobierno y la mayoría del Congreso deben derrotar el populismo y la demagogia, cerrando las afiliaciones a la ONP y reformulando su actual gestión, para reconvertir la estructura previsional del Estado hacia una moderna oferta de capitalización individual.

No tengan miedo a cerrarle paso al populismo, tengan miedo a no tomar decisiones en beneficio de todos los peruanos.

Related News