LA DICTADURA DEL HAMBRE EN VENEZUELA

Venezuela está en crisis económica, política y social hace bastantes años y nadie hace nada. Ciudadanos comen de la basura para no morir de hambre y eso no es una conspiración imperialista, sino una realidad.

Si estamos frente a una democracia en descomposición o dictadura, creo que no es lo que más importa.  Lo que es de vital importancia es que los venezolanos están sufriendo de una escasez que no les permite tener acceso a bienes básicos como alimentos, confort, pañales, medicamentos, pasta de dientes, entre tantos otros.

Y aquí es donde deben actuar organismos internacionales como la ONU, OEA y todas las organizaciones de DD.HH, son precisamente estos momentos donde se justifica su existencia. No para intervenir o peor aún aislar aún más a los venezolanos, sino para dar todas las condiciones para que los ciudadanos puedan salir del país y sean acogidos en otros países mientras se resuelve el conflicto. Pero mirar a la distancia y no hacer nada es inmoral.

En Venezuela hay represión, presos políticos, violación a los derechos humanos y por supuesto a las libertades individuales. En cada manifestación hay muertos, un país polarizado y dividido producto del fracaso del gobierno de Nicolás Maduro.

Y ahí podría explicar muchas razones y causas económicas de porque fracasa el modelo del socialismo del siglo XXI. Pero hoy el conflicto sobrepasa lo económico.

Creo que mientras menos se haga de parte del resto del mundo, más se agravará el conflicto y podría terminar en una guerra civil o golpe de Estado. Al parecer muchos esperan que esto ocurra, lo cual traerá más muerte, más división y menos democracia.

Nicolás Maduro debe ir a elecciones libres y someterse a la voluntad popular. Debe ser emplazado por todos los órganos internacionales con el único fin de restablecer la democracia en Venezuela.

Por último citar una frase de Martin Luther King que me parece apropiada al momento histórico “Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos”

 

Related News