LA POSVERDAD Y LOS ATAQUES

No es casual que en simultáneo se ataque la dignidad de dos líderes políticos y una intelectual: Rafael Rey,  Pilar Nores y María Cecilia Villegas, respectivamente. Detrás hay un plan de difamación contra todo lo que no sea pensamiento de la izquierda neomarxista.

El encanallamiento radical de la política peruana nos ha precipitado en el profundo hoyo de la posverdad, en el cual el odio y las pasiones subalternas utilizan herramientas mediáticas y de redes sociales para confundir a la opinión pública y arrastrarla a comportamientos bárbaros.

La posverdad tiene como bases la mentira, la manipulación psicológica y la estimulación sucia de las emociones respecto de las ideas y comportamientos de los líderes ‘enemigos’. Así, las  sensaciones subjetivas de la masa, priman en las decisiones que toman y son más importantes que la verdad misma.

En el caso de Rey, recio en sus declaraciones políticas, pero sólido en sus convicciones democráticas y honradez personal, se denuncia que “su” ONG “también” es financiada por la corrupta Odebrecht.

La verdad, sin embargo, es que él solo preside ad honorem la ONG Pro Educación, de la cual es benefactor (ha aportado 97,000 dólares para su programa de becas) y que la constructora brasileña, junto a empresas peruanas, colaboró con dos mil dólares se le extendió el correspondiente certificado de donación autorizado por SUNAT. Así, los acusadores obtusos de izquierda quieren difamarlo, sembrando una imagen falsa de corrupción.

Lo mismo ocurre con doña Pilar Nores de García, la ex Primera Dama de trayectoria intachable, a quien se le “denuncia” por recibir dinero de Odebrecht, cuando en realidad fue a su ONG Instituto de Trabajo y Familia, a la se donó que 20 mil dólares en el 2006 y 15 mil  en el 2010, con cheques debidamente bancarizados. De modo que se trata de otro ataque ruin contra una mujer símbolo de la honestidad política.

 A Villegas se le ataca su libro  sobre el mito de las 300 mil esterilizaciones forzadas en época de Fujimori, cuando se trató de un programa de salud reproductiva y planificación familiar. Comunistas despreciables como Glave y Huillca, califican la investigación como un “panfleto”, que ni siquiera han leído.

Paralelamente se descubre que un troll que califica a cualquiera de fujiaprista- montesinista cuando quiere agraviar a alguien, es operador encubierto de una directora de televisión.

Ante la indecencia política no callaremos y si quieren guerra, la tendrán hasta las últimas consecuencias.

Related News