ENTREVISTA A JUAN CARLOS SUTTOR

Juan Carlos Suttor, es columnista de Posición.pe y en sus reflexiones y críticas siempre apunta a dar sugerencias que son apreciadas y otras, discutidas con la pasión que él mismo representa. Ejecutivo de negocios con más de 20 años de experiencia en gestión de ventas de soluciones complejas de Tecnologías de la Información es uno de esos Recoletanos que merecen leerse, que opina y siente lo que escribe con una pasión y razonamiento que atrae. Renegón y algo TOC, es un apasionado de la política, la buena conversación y la decencia. En suma, una de las voces y rostros del Bicentenario.

Conversé con mi gran amigo y esto fue lo que me respondió,

  1. Hablar de temas políticos es complicado, no entusiasma positivamente, da cólera, indigna. ¿Por qué te animaste a escribir de temas que otros solo conversan a veces, en un almuerzo, ocasionalmente?

Hablar e intercambiar ideas acerca de los temas políticos ha sido algo que siempre me ha apasionado. Recuerdo haber empezado a leer los diarios cuando aún no había cumplido los ocho años a raíz de las misiones Apolo de la NASA y desde muy joven escuchaba y participaba en las conversaciones de mis papás, con mis tíos y sus amigos. Hablar de política ni indigna ni da cólera, todo lo contrario, considero que me enriquece como persona. Lo que si hay son situaciones, actitudes y comportamientos que pueden generarnos esos sentimientos.

  1. Tu experiencia profesional es exitosa, lo mismo tu formación, se nutre de valores y principios que hacen de un ciudadano motivo de ejemplo y orgullo, como millones de peruanos lo son hoy en día. ¿Cómo podría un peruano que vive de su trabajo y no de la política, ayudar a generar esperanzas de un cambio en la conducción del país para pasar de tanta desconfianza a una esperanza concreta?

Con el ejemplo sin duda, y no es muy difícil. Si todos, o la mayoría de nosotros, nos comportáramos correctamente, respetáramos las leyes, cumpliéramos las reglas de tránsito (como sí lo hacemos cada vez que conducimos en Miami), pagáramos nuestros impuestos debidamente, fuéramos solidarios con nuestro prójimo y caritativos con quien nos necesita, estoy seguro de que viviríamos en un país mejor, sin la urgencia o desesperación de tener que esperar a lo que los políticos puedan hacer. El cambio está en cada uno de nosotros.

  1. Es difícil decir que uno está de acuerdo o en desacuerdo con el gobierno, porque de inmediato te atacan del sector que no les das la razón totalmente, o interpretan que eres contrario a ellos, como una oleada de resentimiento agresivo que se lanza hacia tus opiniones primero, hacia tu persona inmediatamente después. ¿Por qué nos estamos volviendo cada vez más violentos, reemplazando el dialogo por el insulto?

En nuestro país, lamentablemente, todo parece ser blanco o negro, no existiendo los tonos medios. Nos hemos pasado la vida hablando del antiimperialismo, del anticomunismo, del antiodriismo, del antipradismo, del antiaprismo, del antifujimorismo, entre muchos otros antis más. Miramos la paja en el ojo ajeno y no la viga que tenemos en el nuestro, somos extremadamente intolerantes. Si estas características las combinamos con el pobrísimo nivel de políticos, jueces, fiscales y periodismo, con televisión basura y le agregamos un buen chorro de corrupción, logramos la bomba que vivimos ahora.

  1. Liderazgos como el tuyo –porque te leen y te siguen miles de personas- son una nueva expresión de las clases medias que progresan y se deciden a participar en política, no necesariamente en un partido por ahora, pero de otra forma, con ejemplo y honestidad. ¿Qué le dirías a los jóvenes profesionales del país y a los que estamos en edad más madura, para que ellos también se involucren en la tarea de cambiar para mejorar?

Muchas gracias por el comentario. Creo que los jóvenes profesionales de hoy tienen una formación diferente y seguramente más integral de la que tuvimos nosotros. Son una generación que tiene un gran sentido social, aprendido y fomentado desde el colegio y los temas de responsabilidad social y voluntariado son muy valorados en las universidades y empresas. Ellos sin duda ya están generando un cambio importante. Nos toca a nosotros, como lo mencioné antes, predicar con el ejemplo, interesarlos en la política y aportarles nuestra experiencia. Sí me preocupa muchísimo el proselitismo que hacen los comunistas a nivel de universidades, gremios y otros. ¿Qué hacemos los liberales para proponer nuestras ideas?

  1. Un mensaje tuyo para las mujeres.

He conocido, he trabajado y he reportado a mujeres que, realmente, son dignas de mi aprecio, respeto y admiración. Mi homenaje a todas ellas que, simultáneamente son trabajadoras responsables y eficientes, hijas y madres dedicadísimas, esposas devotas y que hasta encuentran el tiempo para hacer voluntariado y obra social, entre otros. Hay mucho por hacer, sin embargo, para lograr la igualdad de oportunidades, para que ellas tengan una vida plena, libre de violencia y discriminación. Y aprovecho para expresar mi total repudio a todos los abusadores de mujeres que, además, siguen siendo protegidos por leyes de la prehistoria. Nuestra sociedad no puede darle espacio a los Adriano Pozo, a los Juan Mendoza o a los Martín Camino.

Related News