EL PAPA FRANCISCO, MEDIADOR DE LA PAZ EN ORIENTE MEDIO

Aunque Francisco no es un líder político sino espiritual, y nos recuerda que hace falta más coraje para buscar la paz que para declarar la guerra, “Se necesita valor para decir sí al encuentro y no al enfrentamiento; sí al diálogo y no a la violencia; sí a la negociación y no a la hostilidad; sí al respeto de los pactos y no a las provocaciones; sí a la sinceridad y no a la doblez. Para todo esto se necesita valor, una gran fuerza de ánimo.

La historia nos enseña que nuestras fuerzas no son suficientes”, su mensaje llega a todos los rincones del mundo que se encuentran en conflicto; sin embargo, frente a ello, es inminente que siempre que hay partes enfrentadas se respeten los pactos, se eviten las provocaciones y se resarza a las víctimas que ha costado la guerra o cualquier tipo de acción bélica.

Hace un tiempo, ya cerca de tres años atrás, los presidentes de Israel Shimon Peres y Mahmoud Abbas, presidente de Palestina, llegaron al Vaticano junto al Patriarca ecuménico Bartolomé, principal líder ortodoxo, y se reunieron con el papa Francisco en el encuentro convocado para invocar la reconciliación y sembrar un olivo como símbolo de la paz, tras meditar sobre el deseo ardiente de cuantos anhelan la paz, y sueñan con un mundo donde hombres y mujeres puedan vivir como hermanos y no como adversarios o enemigos.

El llamado del Pontífice es que debemos tener la valentía para decir: ”Nunca más la guerra”; ”con la guerra, todo queda destruido”. Así, los gestos concretos para construir la paz serán nuestra misión como ciudadanos. Si lo logramos, Francisco será nobel de paz.

El Papa, expresó que ”Para conseguir la paz, se necesita valor, mucho más que para hacer la guerra. Más de una vez hemos estado cerca de la paz, pero el maligno, por diversos medios, ha conseguido impedirla. Por eso estamos aquí, porque hemos escuchado una llamada, y debemos responder: la llamada a romper la espiral del odio y la violencia; a doblegarla con una sola palabra: ”hermano”. Pero para decir esta palabra, todos debemos levantar la mirada al cielo, y reconocernos hijos de un solo Padre”.

Y es que muchas personas han caído víctimas inocentes de la guerra y de la violencia, “plantas arrancadas en plena floración. Es deber nuestro lograr que su sacrificio no sea en vano. Que su memoria nos infunda el valor de la paz”, ese, que es el inicio de un camino que judíos, cristianos y musulmanes deben recorrer juntos, para que Jerusalén se convierta en modelo de paz y convivencia. De hecho, en el Ángelus del 23 de julio de 2017, Francisco volvió a pronunciarse con voz enérgica, para que cese el conflicto y se llegue a la paz en la ciudad santa.

Cuando viajó a Israel, en el aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv al ser recibido a pie de pista por el primer ministro, Benjamín Netanyahu y el presidente, Simón Peres, que saludó al Papa en español. Allí Francisco volvió a hacer un llamamiento por la paz en la tierra de Jesús para poner fin al sufrimiento de los dos pueblos, con el siguiente mensaje: “Deseo que esta Tierra bendita sea un lugar en el que no haya espacio para quien, instrumentalizando y exasperando el valor de su pertenencia religiosa, se vuelve intolerante o violento con los otros”.

En materia de política internacional, Francisco hizo un pronunciamiento acerca de la incuestionabilidad de la existencia del Estado israelí, así como al reconocimiento del Estado palestino: “Que sea universalmente reconocido que el Estado de Israel tiene derecho a existir y a gozar de paz y seguridad dentro de unas fronteras internacionalmente reconocidas. Que se reconozca igualmente que el pueblo palestino tiene derecho a una patria soberana, a vivir con dignidad y a desplazarse libremente. Que la ‘solución de los dos Estados’ se convierta en una realidad y no se quede en un sueño”.

En materia religiosa, el Papa Francisco y el Patriarca Ecuménico Bartolomé, repitiendo el encuentro que hace cincuenta años tuvieron allí mismo el patriarca Atenágosas y el Papa Pablo VI, se saludaron a las puertas de la Basílica del Santo Sepulcro y entraron juntos en el templo que custodia el Calvario y la tumba de Jesús. Allí, estos dos líderes de 1500 millones de cristianos rezaron juntos ante la Piedra de la Unción en la que Nicodemo y José de Arimatea prepararon el cuerpo de Jesús antes de darle sepultura, expidiendo posteriormente una declaración conjunta para impulsar el diálogo entre católicos y ortodoxos y pidieron la paz en Oriente Medio, comprometiéndose a concienciar sobre la importancia de custodiar el medioambiente.

Cuando visitó el Museo del Holocausto, Francisco, retomando palabras del Santo Juan Pablo II firmó el libro de Honor de Yad Vashem, donde escribió: ”Con la vergüenza de lo que el hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, fue capaz de hacer. Con la vergüenza que el hombre se haya hecho dueño del mal; con la vergüenza de que el hombre, creyéndose dios, haya sacrificado así a sus hermanos. ¡Nunca más! ¡Nunca más!”.

Como un regalo a las personas de lengua árabe, Francisco decidió incluir una versión en este idioma de toda la información del Vaticano.

Del viaje, el mismo Papa concluyó que es necesaria la oración a toda la región de Oriente Medio, desgraciadamente lacerada con frecuencia por la violencia y los conflictos armados. Y manifestó no olvidarse en sus intenciones de tantos hombres y mujeres que, en diversas partes del mundo, sufren a causa de la guerra, de la pobreza, del hambre; así como de los numerosos cristianos perseguidos por su Fe.

Ahora, con ocasión del viaje a Chile y Perú y releyendo la Bula del año de la Misericordia, presentemos a Francisco acciones concretas contra la injusticia, la violencia organizada y contra las personas ”promotoras o cómplices” de la corrupción, a la que denomina “llaga putrefacta” e insiste para que en este Año Santo haya una verdadera conversión: “Seguir como estáis es sólo fuente de arrogancia, de ilusión y de tristeza. La verdadera vida es algo bien distinto de lo que ahora pensáis”.

Si no mostramos voluntad de acercamiento, misericordia, compasión y sobre todo, de transparencia, estaremos finalmente cumpliendo con dar el primer paso.

Related News