JUEVES ECOLÓGICO PENÉLOPE ALBIPENNIS

Ese es su nombre, pero para los amigos es la querida PAVA ALIBLANCA; y sobre ella escribí el primer artículo de mi vida, aunque de ello han pasado ya 23 años.

En fin y como el tiempo pasa, la idea de enseñar y promover el cuidado de nuestras especies en peligro de extinción se mantiene y hoy, en los jueves ecológicos, les contaré que…La pava aliblanca (Penelope albipennis) es una especie de ave galliforme de la familia Cracidae que habita los bosques secos de la costa norte del Perú.

Corría el año 1877 por cuando el famoso naturalista Ladislao Taczanowsky la descubrió. A partir de aquel entonces, y luego de largas y numerosas expediciones sin resultados fue declarada extinta por la comunidad científica. Sorprendentemente, fue redescubierta en la madrugada del 13 de septiembre de 1977, en la Quebrada San Isidro, en Olmos, Lambayeque, por el campesino Sebastián Chinchay, tras la petición del conservacionista Gustavo del Solar, quien se dedicó a buscarla gracias a la persuasión de la ilustre ornitóloga María Koepcke. En ese hallazgo, Del Solar no se encontraba solo, sino acompañado del prestigioso ornitólogo John O’Neill y un grupo de campesinos de la zona, entre ellos, Sebastián Chinchay.

Características y detalles:

Es esbelta de color negro, con nueve grandes plumas de vuelo blancas en los extremos de las alas, pico gris azulado con la punta negra. Cara desnuda de color rosado grisáceo. Posee una larga cola, patas rosadas y su gargantilla se encuentra desnuda, y es de color anaranjado. Mide entre 70 y 80 cm de longitud y pesa en promedio 2 kg.

Ella vive en laderas y elevaciones de 300 a 1300 m.s.n.m., aunque antes también ocupaba algarrobales a nivel del mar. Tiene predilección por valles apartados con pequeños cursos de agua, sin molestias humanas, aunque parece capaz de tolerar algunas modificaciones del hábitat. Es probable que realice pequeños movimientos de carácter estacional, pero aún no se conocen con detalle.

Se alimenta de frutos, flores, hojas, yemas y semillas. Ha sido observada en cultivos comiendo hojas de maíz, frijoles y patatas, así como frutos de café. Se ha comprobado que en su hábitat casi siempre existe el árbol conocido como “pati” o “pasayo” Eriotheca ruizii, que le proporciona alimento y refugio.

Normalmente se despierta con la primera claridad, empezando el día con un grito fuerte e inconfundible con el que demarca su propiedad.

Cría entre enero y agosto. Anida en la parte alta de los árboles hasta 25 m de altura. Su nidada consta de dos a tres huevos.

ACTUALMENTE

Esta ave que se encuentra al borde de la extinción, cuenta con una población de unos 150-250 ejemplares a los que hay que añadir algo menos de un centenar que se mantienen en cautiverio. Se estima que la población sigue en declive. Por ello está catalogada como “Críticamente Amenazada”. Entre las causas principales para que esta rara ave haya disminuido en número se listan: la destrucción del bosque por el hombre, el ataque por diversas clases de depredadores su caza indiscriminada y su lentísima tasa de reproducción.

SU REINTRODUCCIÓN

El programa de reintroducción, es el objetivo final del Zoocriadero Bárbara Dachille y consiste en liberar ejemplar de la Pava Aliblanca nacidos y criados en cautiverio en lugares donde antes se encontraban y ahora han desaparecido. Para esto, se les adapta previamente al medio silvestre en una gigantesca jaula de 2000 m. ubicada en una quebrada aislada cerca de Chongoyape luego de varios meses donde las pavas fortalecen alas y piernas y además experimentan el medio ambiente natural, se les coloca un equipo radiotransmisor con el fin de hacerles un seguimiento una vez liberadas y saber lo que sucederá con ellas. En setiembre de 2001 se liberaron 16 ejemplares de Pava Aliblanca con la esperanza de que consigan reproducirse en libertad y así salvar esta especie de su definitiva extinción. En abril del 2002, nació el 1er polluelo en libertad hijos de padres nacidos en criaderos en cautiverio |que fueron liberados el año anterior.

DATO IMPORTANTE

La noticia de su redescubrimiento dio rápidamente la vuelta al mundo convirtiéndose en un gran acontecimiento científico, hecho que motivó al congreso de la República del Perú a promulgar la ley N°28049 donde se “declara de interés nacional la reproducción y conservación de la pava aliblanca y se prohíbe su caza, extracción, transporte o exportación con fines comerciales”.

Related News