PAROS, HUELGAS Y AGITACIÓN, LOS ROJOS CALIENTAN MOTORES CONTRA EL PERÚ

A los extremistas de la izquierda les gusta el verano en Lima, nunca hay huelgas ni paros en esta época del año, salvo amenazas o algunos gritos histéricos referidos a su enemigo número uno, Fujimori. Los demás objetivos, como que descansan hasta que llegue su momento estratégico en el balance de fuerzas.

De toda esa mezcladora de explosivos, organizaciones centralistas –no unitarias- como las que pretenden ser representantes de los profesores, se está advirtiendo un Paro nacional preventivo para el jueves 5 de abril, porque –mencionan ellos- se encuentran cansados que no prosperan los acuerdos que dicen debe de cumplir el Ministerio de Educación. Ese es el lenguaje que usan y ahora entiendo aún más el desastre educativo que transmiten a los escolares.

Que tienen derecho para hacer sus huelgas, por supuesto, que las hagan si quieren, dentro del marco de las leyes, no como producto de asambleas de imposiciones y represalias internas.

Que tienen derecho a propiciar un Paro nacional, claro que sí, pero por qué no lo hacen mañana por ejemplo y no, justo cuando los niños están en clases escolares. O por qué no paralizan sus labores a las tres o cuatro de la tarde de un viernes, cuando regresan a sus hogares los millones de niños que van a escuelas públicas, a ver pues.

La verdad en toda esta sucia, absurda y delirante manipulación sindical que tiene como objetivo generar caos y afectar la educación de los niños, es supuestamente, ejercer presiones al gobierno para que haga lo que a esos dirigentes les da la gana. No se trata de conquistas en favor del gremio, del magisterio, eso no les interesa a los dirigentes y veamos el porqué.

En sus plataformas y pedidos, están en contra de las evaluaciones del desempeño, en contra de la carrera pública magisterial que impulsa una línea de desarrollo profesional, en contra de cumplir requisitos para ascender, en contra de todo lo que es progreso, desarrollo, integridad.

Ir en contra de la niñez, de uno de nuestros mayores tesoros como país, es producir otra herida incurable hacia el futuro. No les interesa a esos dirigentes de la izquierda.

Si se trata de Maestros, que nos enseñen cómo fomentan con el dialogo, verdaderos encuentros por la armonía, la paz, el progreso y el desarrollo de todos.

Si se siguen hipotecando al miedo y a la prepotencia de dirigentes extremistas, que no reclamen después, porque el país les exigirá respuestas.

Un día sin educación, equivale a un mes de retroceso en la vida de millones de niños. Miren cuántos años en retroceso han producido esos…maestros.

Related News