RECONOZCAMOS DIFERENCIAS – EL LUGAR DE LA MEMORIA

El Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social, vuelve a las noticias nacionales con sus discursos pro MRTA y Senderistas. En esta oportunidad, el “staff” del edificio destinado a la preservación de la historia del Perú, promueve la liberación de Abimael Guzmán comparando su caso con el indulto del ex presidente Alberto Fujimori.

En una conversación con un gran amigo “anti fujimorista”, salió a flote el tema de cómo alguien puede votar por el Fujimorismo después de todo lo que ocurrió durante el gobierno del “chino”; a lo cual respondí: ¿estamos mejor ahora que en los 60s, 70s y 80s? Obvio que estamos mejor. Es cierto, se cometieron grandes errores y actualmente los beneficios deberían de llegar a un segmento mayor de peruanos, pero al menos ahora existen oportunidades de mejora y esperanza. No hay constantes muertes en primera plana debido a un ataque terrorista y tampoco se va la luz por un ataque a una torre de alta tensión. Sin dejar de mencionar zanjas con cuerpos de poblados que no estaban de acuerdo con el movimiento terrorista y sin olvidar coches bombas en la mitad de Lima matando niños e inocentes. Vuelvo a citar a mi amigo Ricardo Escudero: “no existe la palabra ex, porque siempre fueron, son y serán terroristas.”

La razón del cambio económico y político, guste o no, se debe a los 90s. Inclusive con todos sus errores, el Fujimorismo promovió la libre economía y obtuvo solución al gran problema del Perú, el TERRORISMO. Abimael Guzmán no era ningún revolucionario, era, es y será un terrorista que en su momento promovió el retraso económico mediante coches bomba, secuestros, narcotráfico y mucho más.

Debemos reconocer diferencias entre lo que era el Perú antes y lo que es ahora. Fácil es opinar de como se pudo haber hecho y esperar una solución utópica; en cambio, difícil es accionar para revertir una nación en crisis debido al terrorismo. Gracias al gobierno de Fujimori, este país pudo concentrar sus esfuerzos en recuperar su economía y estabilidad social. La lucha contra el terrorismo debe continuar. Por ningún motivo olvidar las consecuencias de las acciones de Abimael Guzmán.

El indulto de Abimael Guzmán, quien definió como objetivo ataques continuos, indiscriminados y con resultados catastróficos a la vida de ciudadanos inocentes, no puede ser comparado con el indulto de Alberto Fujimori, quien promovía progreso para todo el Perú, desarrollo económico y seguridad generalizada y libre del temido terrorismo. Vergüenza aquellos que si quiera promueven el mensaje de un posible indulto al cabecilla de un movimiento nefasto para la nación.

Existe el sentido común y el mismo debería brindarles las razones y DIFERENCIAS entre ambos casos. Parece que el museo de la memoria y tolerancia no posee sentido común o ignora la realidad del país; pero aún peor, dicta estas palabras erróneas a paseos escolares (futuras generaciones) que inocentemente creen una evidente mentira. Finalmente, y para preocuparse aún más, terroristas ocupan cargos políticos y ayudan a completar el mensaje… INDIGNANTE…

 

Related News

Comments are closed