EDUCACIÓN EN EL PERÚ: ¿SOLO UN PROBLEMA PEDAGÓGICO O TAMBIÉN DE GESTIÓN?

A través de nuestros artículos hemos dejado en claro que no se puede responsabilizar solo a los maestros por la baja calidad en la educación peruana, porque la burocracia administrativa del MINEDU y las DRES han sido incapaces también de gestionar con mínima eficacia los recursos disponibles.

Por razones que no analizare ahora, se ha vendido como la solución a los problemas de la educación peruana durante décadas: la realización de cambios curriculares, incremento y diversificación de la capacitación docente e implementación de políticas pedagógicas novedosas impartidas desde el MINEDU, dejando de lado por sabe Dios qué razones, proponer soluciones ante la incapacidad de atender la brecha en infraestructura, la carencia de material educativo y el desperdicio o inoportuna gestión administrativa por decir lo menos.

Quizás el único gran cambio estructural en la educación peruana ha sido la carrera pública magisterial, por ello sostenerla es indispensable para tender a una mejora continua del proceso educativo. Pero no es lo único, en una educación pobre en material educativo e infraestructura, que convive con sindicalización local, regional y nacional, y una ejecución presupuestal descentralizada en programas y presupuestos que se negocian de manera centralizada, se necesita urgentemente mas reformas.

La gestión de presupuesto por resultados en educación ha tenido un avance limitado por la dificultad de la matriz de planes y programas educativos y su desagregación a nivel nacional. Esto que se escribe en pocas lineas, tiene en el Perú decadas sin solucion y sin perspectiva de ello a futuro por la inacción del MINEDU. No es posible hacer marchar coordinadamente al “ejercito educativo” en busca de un logro, independientemente de cual sea este y del estilo pedadogico o mixtura de intervención que se decida, sin un liderazgo (Vice Ministerio de Gestión Institucional) y de una herramienta administrativa que le de soporte a su gestión a nivel nacional.

El mayor empleador del Perú, que tiene la responsabilidad de generar integración y sinergias al interior de las escuelas y por lo tanto entre el director del centro educativo y los docentes que alli laboran, no cuenta con un sistema integrado que permita supervisar la gestión administrativa que esta involucrada en esa unidad de gestión. Dentro de ello, los aportes administrativos de las Direcciones Regionales (DRES) y Unidades de Gestión Educativa Local (UGEL) no se ejecutan oportunamente, y el Vice Ministerio de Gestión Institucional no dispone de recursos y liderazgo para hacer marchar medianamente coordinado al dividido “ejercito educativo”.

Pero, qué hacer con un sector educación, donde existen 105,597 centros educativos, 7 millones de alumnos y 500,788 docentes en la educación básica regular. Ojo que no voy a caer en la tentación de responder la pregunta de: ¿Cuántos recursos adicionales se le deben asignar y de qué forma se debe priorizar su asignación?, cuando actualmente el 36 por ciento corresponde a remuneración docente y existe una brecha en infraestructura que tardaría 3 décadas en cubrirse al ritmo actual de gasto. La respuesta es obvia: se asignarán recursos de acuerdo con la disponibilidad como se generen (crecimiento económico).

Pero está claro, que no se puede postergar la promulgación de normas que solucionen el problema de gestión que creó la regionalización; (imposibilidad de supervisión a las UGELES y DRES a través del MINEDU) y la existencia de una herramienta informática de gestión que de soporte a esa labor. El MINEDU debe liderar la mejora en la eficiencia, haciendo más con lo mismo: y le corresponde generar la evaluación administrativa necesaria que ponga a más docentes de su lado.

¿Cómo así? Los docentes lo vienen diciendo durante años, la burocracia administrativa no les da soporte a sus necesidades y se dilapidan recursos a diferentes niveles (MINEDU, DRE, UGEL) en gastos de unidades ejecutores que no contribuyen a mejorar su productividad en las aulas. Por lo tanto, no solo se debe hablar de meritocracia docente sino también buscar la meritocracia administrativa. La burocracia del MINEDU, de las regiones y locales; debe rendir evaluación de resultados y contribuir efectivamente a los objetivos de la educación, sino debe salir y dejar su puesto para que alguien comprometido lo haga.

Está claro que ninguno de los partidos políticos o movimientos regionales dispone del pequeño ejército de funcionarios que se requiere para actuar coordinadamente en los tres niveles (nacional, regional y local); con el objetivo de reducir la burocracia educativa, aumentar la eficiencia en el gasto y coordinar para que la inversión en material educativo e infraestructura esté disponible cuando y donde se le requiere; (léase aumento de productividad o hacer más con lo mismo). Por ello, los recursos hacia el Viceministerio de Gestión Institucional son necesarios, pero sobre todo teniendo claro; quién será responsable del liderazgo y el apoyo que se requiere a todo nivel (Comisión de Educación, MEF y Gobiernos Regionales).

Mientras tanto qué seguimos observando: al ministro Alfaro que habla bien, bastante y con todos, que puede tener buenas intenciones pero que aún no se ha jugado por una política administrativa que busque el logro de mayor eficacia, ojo que no digo eficiencia para no presionar en esta época que el presidente pide colaboración y apoyo. Que solo se ha sacado de encima recursos que iban a demostrar que no tiene capacidad de gastar; que sigue sin entregar la información de los gastos en consultorías y publicidad y que además ha sido incapaz de proponer decretos leyes en el marco de facultades legislativas delegadas para agilizar el saneamiento físico-legal (mayor traba en la ejecución de obras de infraestructura educativa).

Por otro lado, no quiero terminar este artículo, sin indicar que el MEF debe tener cuidado con una pobre ejecución en lo transferido a Gobiernos Regionales y Locales correspondiente a Infraestructura Educativa, porque la eficiencia y prioridad de las administraciones locales y regionales no es la que a nivel central se tiene, más aún con la fiebre futbolera que se vive.

Related News

Comments are closed