GOBIERNO DÉBIL = DESORDEN SOCIAL

Gran decepción la que nos están ocasionando el presidente Martín Vizcarra y su piquichón, promotor de vacancias, el primer ministro César Villanueva, la cual se ve claramente reflejada en la encuesta de IPSOS, publicada la semana pasada: La aprobación del presidente cayó 15 puntos en un mes, pasando de 52% a 37% en junio y en el mismo lapso, su desaprobación se disparó de 24% a 48%. En el caso de Villanueva, su aprobación decrece 9 puntos, de 30% a 21% y su desaprobación se ubica en 47%.

A fines del mes de abril se anunció que el gobierno estaba dispuesto a revisar los casos de los peajes que “tengan que ver con la circulación pública” tras recibir reclamos de los transportistas. También por reclamos de un pequeño grupo de pescadores artesanales se derogó los decretos que autorizaban contratos para la exploración petrolera offshore de Tullow Oil. Más adelante y tras un paro de tres días, Villanueva anunció que el incremento de tarifas de agua y desagüe en Moquegua quedaba sin efecto. En mayo, el presidente declaró que ve difícil que este año salga el importante y necesario proyecto minero Tía María ante protestas sociales.

Ya más recientemente, el gobierno abdicó de su inicial intención de extender el régimen de promoción agraria, para lo que pidió facultades legislativas: Decidió lavarse las manos y dejó el tema en manos del Congreso. En otras palabras, han preferido desproteger a los trabajadores del agro. Por último, Vizcarra también dijo que se evaluaba hacer “cualquier ajuste” en el alza del ISC a los combustibles apenas implementada por el MEF, tras reclamos en diversas regiones, motivo más que suficiente para que el exministro David Tuesta haya presentado su renuncia.

¿Cómo es posible que el primer ministro firme, de manera conjunta con el Ministro de Economía, un decreto para incrementar, entre otros, el ISC por consumo de diésel y a los pocos días, ante la amenaza de paro por parte de los transportistas, se acuerde retribuirles a estos el 53.6%, equivalente a S/0.80 céntimos, cuando el alza fue de S/0.39 céntimos? A la luz de los hechos parecería que un asunto de tanta importancia no fue debatido en Consejo de Ministros o no se discutió con los organismos del estado involucrados o el sector privado.

La semana pasada el Ministro de Educación recibió al ultra radical Pedro Castillo, dirigente del SUTE-Conare, dándole un reconocimiento que no corresponde. ¿Qué se consiguió? Nada, pues el grupo que dice representar igual iniciará su huelga el 18 de junio, que para Sendero Luminoso significa el “Día de la Heroicidad”.

Lo que hemos visto en estas primeras 10 semanas es un gobierno que está dispuesto a ceder ante la más mínima presión popular, un gobierno torpe e incompetente que está mostrando su impericia y su renuncia a gobernar, que es lo que todos los peruanos debemos exigir.

No queremos un gobierno que no se haga respetar, pues la falta de firmeza, decisión y autoridad es el combustible para las protestas, que, por lo visto hasta ahora, tenderán a ser cada vez más fuertes y ruidosas. Lo que menos quisiéramos es lo que comentó el buen amigo Mario Ghibellini en su última columna: “Cada vez que Vizcarra o Villanueva anuncian la revisión de una medida, hay que ponerse a temblar”.

Se acabó la luna de miel y si seguimos a este paso, también la credibilidad.

Related News

Comments are closed