LA .O.N.U. Y EL NEO- MARXISMO; IMPULSORES DE LA GLOBALIZACIÓN DE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO (I)

Lima la cuidad jardín, Lima por siglos tradicionalmente Católica, cuna de Santa Rosa y de San Martin de Porres entre otros santos,  su población se indignadó  por la pretensión  de su  alcaldesa    Susana Villarán de   ejecutar el “ACUERDO POR LIMA”, que     contenía en uno de sus puntos   la  aplicación  de  la  ideología  de  Género.

El controversial acuerdo  estuvo respaldado nada  más  y  nada  menos que  por  el    “vitalicio”  dirigente  de  la C.G.T.P. Mario Huamán, militante del partido comunista del Perú PCP-Unidad y por Olmedo Auris dirigente sindical y militante de Patria Roja.  Hago mención que a este lamentable proceder se sumaría la tan cacareada emisión de la Ordenanza   Municipal     por     parte     de     la cuestionada y controvertida Alcaldesa de  Lima en donde se pretende obligar a los centros comerciales, colegíos, iglesias, teatros, a colocar carteles en la puerta de entrada con el siguiente título: “esta ciudad y este local promueven la igualdad por identidad de género y orientación sexual”.

Para ello se utiliza como pretexto la llamada “inclusión social” o el término “la no discriminación por orientación sexual”. Se observa claramente que el  trasfondo real de todo este accionar es buscar  imponer la ideología de Género. Pero la conspiración anticristiana no termina ahí: “observando al tren de la historia de la  ideología de Género” en sus vagones encontramos a dos Ministras del entonces gobierno Humalista, la titular del ministerio de la Mujer  la  popular  “Mocha”  como  la  llaman cariñosamente los integrantes  de la izquierda caviar Aida García Naranjo, y la de educación doña Patricia Salas, buscando ambas que el Perú  continué por  la “ruta  emprendida” por Susana villarán, que es la de  implementar e imponer la ideología  de  Género  a  través  de  sus  ministerios,  anunciado  ello  por  ambas ministras en sus declaraciones públicas.

Declaraciones que dejan al descubierto ante la opinión pública, que el Etnonacionalismo proclamado por el presidente de la República Ollanta Humala en su campaña como ideología que marcaba distancia con el Comunismo era toda una farsa, y que la real ruta que a seguir es la del Neo Marxismo, para implantar en el Perú la  decadente y  fracasada  ilusión igualitaria,  modelo  que  en otras naciones del mundo dejó como herencia histórica la muerte y opresión de millones de personas.

Piensan así que tiene que  erradicarse de  las  mentes  la  cultura cristiana  propia  del peruano  y suplantarla por la del relativismo moral, por el liberalismo sexual, para después implantar el Comunismo en nuestro País. Para lograr ello tienen que enrumbar a la población hacia una revolución cultural y sexual, que tratan de imponer los lobby gay, las feministas radicales, las ONG, arrastrando a la sociedad dicha “cultura gay” a: la disolución de la familia, al matrimonio entre homosexuales, el aborto, la adopción de niños por homosexuales, la educación sexual de los niños en los centros escolares, el incesto consentido, etc, contando con el apoyo y financiamiento de la Organización Mundial de las Naciones Unidas. Estimado lector, veamos cuál es el origen de la palabra Género y su relación con el Neo-Marxismo y el Malthusianismo.

Género: Destructuración- degradación de la cultura

……“Estoy a favor de la abolición de la familia. A través de la familia el mundo patriarcal explota a las mujeres.” Incluye el feminismo en una política revolucionaria que cambiará la sociedad económica, estructural y culturalmente, hace del socialismo la vanguardia de ese cambio. Escribió de ello la existencialista francesa Simone de Beauvoir en su obra titulada el <segundo sexo> publicado en el año  1949.  Obra  en  donde  se  apartó  de  forma  radical  en  su  accionar  de  las feministas   tradicionales.

La lucha   por la igualdad entre hombres y mujeres en cuanto a igualdad de remuneraciones, igualdad de condiciones de trabajo, el derecho al voto, quedó atrás. Simone de Beauviour da nacimiento   al feminismo radical al sentenciar en el II tomo de su  obra  El  Segundo  Sexo:    <no  se  nace mujer: llega una a serlo. Ningún destino biológico, o físico o económico define la figura   que   reviste   en   el   seno   de   la sociedad la hembra humana; la civilización en conjunto es quien elabora ese producto intermedio entre el macho y el castrado al que se califica como femenino….> dando paso a la implementación por parte de sus seguidoras a  provocar una desestructuración del sistema social, se introduce un igualitarismo radical proyectado en la teoría de Género según la cual el ser humano es determinado exclusivamente por la colectividad y no por su naturaleza masculina o femenina. Con dicho actuar se sigue la ruta del   principio marxista de “revolución permanente” y el principio Leninista de ¨revolución ininterrumpida”, e indicando que “el gran salto no es económico (…), sino político-cultural”. Sentenciando que “son tiempos de cruzada. Sin plazos, la meta es transformar de raíz la mentalidad”.

Revolución cultural: Moral anticristiana.

¡DESTRUID LA FAMILIA! Gritó el comunista italiano Antonio Gramsci. Degradar la vida del hombre,  sus  creencias  cristianas,  sus    tradiciones  y  su moral,  lo consideró como la única manera de implantar el Comunismo -o su primo hermano el progresismo actual- en el mundo Cristiano. El comunismo mantiene una vigencia histórica, hoy calificada como “Neo Marxismo” o “Neo Socialismo”. De  esta  forma,  el  modelo  de  insurrección bolchevique  fue descartado  para definir y asumir un modelo distinto, más complejo y más profundo, pues compromete  orgánica  e  integralmente  las  conciencias  de  las  personas.  De hecho, la estrategia de acción política directa dio origen a una estrategia de acción indirecta, fundada en un proceso de revolución cultural siendo su precursor Antonio Gramsci quien creía que la tradición judeo- cristiana había hecho irrecuperable para el comunismo el alma del mundo occidental. Con la propiedad  privada como  piedra angular  de  la economía,    la familia como célula de la sociedad y los diez mandamiento impuestos por Dios como ordenador moral, el camino seria inabordable.

Este detalle es fundamental para comprender la esencia de la revolución cultural Gramsciana. Habría por lo tanto que buscar otro camino: cambiar la forma de pensar de Occidente. Su forma de vivir, de relacionarse,  hasta  de  divertirse,  corromper, disolver, erosionar, destruir sin ruido y sin descanso, subvirtiendo todos y cada uno de los valores enseñados por la cultura judeo cristiana. Burlarse, mofarse, ridiculizar, menospreciar, corroer, erosionar todas las virtudes y los valores que la iglesia como madre y maestra había tendido a sus hijos para ponerlos de pie como personas. la revolución cultural seria, por lo tanto, intelectual y moral. Una vez cambiada   y   erosionada   la   mentalidad   de   la mayoría, el poder civil como una fruta madura en manos  del  poder  del  estado  aceptaría  la  implementación  del  socialismo. (Quaderni del Carcere, Antonio Gramsci.)

La revolución cultural busca la destrucción de las instituciones (iglesia, fuerzas armadas, policía, justicia, educación) demoler la sociedad masificándola y atomizándola porque  son quienes  la encuadran y  la mantienen de  pie.  La destrucción se haría descabezándolas y desprestigiándolas, para que los ciudadanos llegaran a pensar que las instituciones no eran necesarias. Esta maquiavélica estrategia gramsciana nos recuerda el demoledor desprestigio de la .F.F.A.A. en el Perú, como resultado del “imparcial” informe dado de conocimiento a la opinión pública nacional e internacional por parte de la “Comisión de la Verdad y Reconciliación.

Related News

Comments are closed