NO SON REMANENTES, ES SENDERO LUMINOSO ATACANDO DE NUEVO

Algunos medios de comunicación insisten, por interés o complicidad, en afirmar que los actos terroristas de las últimas semanas, son eventos aislados, que se trata de remanentes de los grupos subversivos –cuando sólo ha habido uno en esas zonas- y que también revela la alianza entre el narcotráfico y estos criminales. No ven, no quieren observar la realidad.

En el VRAEM Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro, existe una organización subversiva perfectamente estructurada, con un radio de operación superior al de las fuerzas policiales desplegadas allí. Durante más de veinte años han desarrollado una red de comunicación, logística, abastecimiento, protección y desplazamiento altamente efectiva y ahora, simplemente la están poniendo en marcha, sin plazos, sin tiempos, sin apremios, desesperando al Estado que piensan demoler.

En este escenario, periodistas doble rostro minimizan nuevamente la amenaza terrorista o la encubren, es decir transitan entre la complicidad y la estupidez, no hay otra explicación.

Sendero Luminoso tiene recursos, militantes armados, caletas de pertrechos y drogas, equipamiento diseminado a lo largo de la sierra y selva central, zona inexpugnable por ahora, desde hace veinte años por si no lo sabían.

Sendero Luminoso tiene también una vasta red nacional e internacional de soporte, que le permite contar con defensores en foros y partidos comunistas o los que ahora se llaman ambientalistas, progresistas y cuanta nueva versión tape lo que antes se denominaban, para hacerlos presentarse como una especie de reivindicacionistas, ya no revolucionarios. Eso, no lo entiende este gobierno en su segundo tiempo, ni en el primero que destrozó.

Estamos ante una nueva prueba de fuego, el partido comunista Sendero Luminoso tiene el control en este tiempo, asesina donde quiere y a la hora que quiere, ataca a policías que se encuentran en completo abandono, muy mal remunerados, pesimamente abastecidos y olvidados por un gobierno temeroso de dar la pelea por la democracia, porque esa pelea es por la democracia.

Si no se entiende que no se trata de remanentes, sino de una fuerza irregular que se combate hasta el exterminio, con inteligencia y decisión, pues apaguemos las luces, la noche ha comenzado.

Related News

Comments are closed