EL GOLPE BLANCO EN CURSO

Estoy de acuerdo con el expresidente de la Corte Suprema Villa Stein: “Es mi proposición que quienes no se pronuncien contra el golpismo caviar de facto en el Perú están en la línea de traición a la patria y ha llegado el momento de pararlos en seco”.

Efectivamente, frente a la podredumbre del sistema de administración de justicia en el Perú es indispensable aclarar posiciones:

Lo mostrado en los audios mal habidos por IDL-Reporteros justifica que se destituya y sancione a cuanto corrupto se haya detectado para que luego se avance en una reforma integral.

Pero tengamos cuidado: IDL es una ONG de izquierda radical (que inclusive defiende a terroristas) desde siempre especialmente interesada en el control judicial. Sobre sus publicaciones, como es obvio, no se puede exigir que bajo el principio de protección a la prensa revelen sus fuentes; pero tampoco podemos soslayar que los audios han sido obtenidos rompiendo la cadena de custodia de pruebas fiscales, las cuales ahora se dan como primicias con fines no solo informativos, sino directamente políticos.

La intencionalidad es patente cuando personajes izquierdistas con un pasado jurídico cuestionable proponen métodos antipatriotas como someter la reforma judicial a la CIDH; cuando la estrategia desestabilizadora lleva al Gobierno a destituir a un ministro de Justicia al que en los audios no se le prueba nada; cuando se ataca sin pruebas a personalidades del fujimorismo y del aprismo; cuando se incita a tomar las calles para desestabilizar al régimen; y cuando se fuerza al presidente de la República a no proceder como corresponde constitucionalmente -es decir recurrir al Congreso para que éste legisle reformando el Poder Judicial y el CNM- sino recurriendo a fórmulas erráticas dominadas justamente por los llamados caviares.

De eso se trata precisamente la Comisión de “notables” convocada por Martín Vizcarra: una forma de asesoramiento propio del siglo XIX, que está integrada por un conjunto de marxistoides, salvo los casos de Delia Revoredo, Allan Wagner y Hugo Sivina.

En el guión del “golpe blanco” (porque no hay uso de armas) el siguiente paso previsible es presionar al Gobierno para que el 28 de julio exija al Parlamento aplicar el artículo 157 de la Constitución para remover el CNM, bajo cuestión de confianza. Es decir, que si los congresistas no aceptan, se disolvería el Congreso obligando a elecciones generales o parlamentarias anticipadas.

Estemos atentos y no permitamos que avance esta línea de traición a la democracia.

 

Publicado en Expreso.com.pe

Related News

Comments are closed