EL LENGUAJE DEMAGÓGICO

El país está envuelto en escándalos de corrupción, ello se ha vuelto a la vista de la opinión pública un mal permanente.

Los partidos políticos denominados “Tradicionales” han apostatado sus principios por un ecumenismo político claudicante en los hechos, dejando atrás lo ideológico, lo doctrinario. En esta decadente “unidad” tanto la falsa derecha, los caviares y los socialistas, toman para justificar su alianza “ecuménica” los términos siguientes: diálogo, convivencia pacífica, por la democracia.

El resultado de ello, de aquel sincretismo político es el de utilizar las arcas del Estado Peruano como si fuese un botín de guerra, dejando atrás el objetivo que la sociedad requiere que es el bien Común.

Lo peor de toda esta situación por la que atraviesa el país, es ver al olvidadizo elector a través del sufragio y que con su voto los vuelva a elegir como autoridad política. El tonto útil da su voto para que una vez más vuelvan a ocupar un cargo político a través de los comicios municipales, regionales, Congresales, o presidenciales.

Si esta inmoralidad que envuelve a nuestro país continúa imperando  y se persiste el manipular una y otra vez las conciencias de las masas por promesas que al final nunca los políticos van a cumplir, el paradero final de este camino empedrado de impunidad será la aparición nuevamente en el escenario político, de movimientos subversivos.

Nuestra civilización occidental está permanente cuestionada y socavada por los “apóstoles “ de la revolución cultural implementada ideológicamente por los marxistas militantes en las agrupaciones políticas como el PC Unidad, Patria Roja, así como ONG de Género, pro abortistas, ecologistas radicales y en complicidad con sus hermanos ideológicos, los denominados “la falsa derecha” que son nada más y nada menos que los liberales.

Y lo más indignante de todo esto, será ver que frente a esta deplorable situación de inmoralidad que vive el país, como solución a este problema nacional, el que miles de ingenuos jóvenes sean arrastrados por el lenguaje demagógico de un líder mesiánico.

Estamos advertidos nuevamente.

Related News

Comments are closed