UN ROBO DE MILES DE MILLONES QUE NADIE PAGA

Entre los 18 y 65 años de edad, los trabajadores formales hacen aportes a un sistema de pensiones, con la esperanza de algún día, tener una jubilación digna.

Es decir, le pagan a una AFP o a  la ONP cada mes que trabajan, alrededor del 13 por ciento de sus remuneraciones. Ese pago se hace por intermedio de los empleadores, quienes trasladan nuestro dinero a una AFP o a  la ONP.

El problema amigos y enemigos, es que muchísimos trabajadores estamos siendo estafados, asaltados y engañados, porque nuestro dinero nunca termina donde debería estar. Ahora les explico.

Si usted trabaja en una municipalidad, gobierno regional, empresa especializada o contrata laboral –esas tercerizadoras tan criticadas- es muy probable que el dinero que le descuentan, no sea trasladado a su AFP o a  la ONP, sino que lo usen para otros fines.

Apropiarse de un dinero que no le pertenece a la municipalidad, ni al Alcalde ni a los vecinos porque es del trabajador que aporta a su sistema de pensiones, se llama robo, apropiación ilícita. Pero eso, parece que el Estado o el gobierno central con sus ministerios y miles de funcionarios no lo saben o en su defecto, protegen el delito, porque de lo contrario hace muchos años que ya hubieran actuado en defensa de los trabajadores, pero no lo han hecho.

En el Instituto del Ahorro hemos calculado que más que 20,000 millones de soles se les ha robado a los afiliados a la ONP y a las AFP. El tema derivado de esto es por un lado lo que la justicia ha dejado de hacer y por otro lado, la cobranza que corresponde efectuarse. Lamentablemente, ni justicia ni cobranza se han visto como respuestas.

El gobierno sigue ausente en sus responsabilidades, el Estado es el principal deudor con los sistemas de pensiones, el congreso produce leyes populistas que están destruyendo el ahorro individual para la jubilación y no arregla ese desastre llamado ONP.

Un país sin pensiones es como un auto sin llantas, no avanza ni a empujones. Y si no tenemos infraestructura para la longevidad, es como no tener caminos por donde transitar, con un auto sin llantas.

Miren esa suma de miserias que nos deja el populismo de izquierda y de derecha.

Related News

Comments are closed