EL NEGOCIO DE LA POLÍTICA CHILENA

En Chile, nuestros senadores y diputados reciben una renta bruta de $ 9.349.851 más una serie de asignaciones, que en el caso de los senadores, tiene un tope máximo mensual de $20.242.101 y para cada uno de los diputados ese tope es de $11.242.954

Esto es para asesorías externas, contratar personal de apoyo, combustible, página web, arriendo de oficina, TV cable, planes de teléfonos celulares, viajes, viáticos, etc. es la pega ideal o el sueño del pibe.

Esto para todos, sea usted de la UDI o del partido Comunista, haya salido electo con la mayoría o con un 2%. Este es el gran negocio de la política, tampoco se le pide ninguna profesión específica, muchos ni siquiera terminaron la universidad, otros no fueron.

Muchas cosas no cambian en nuestro país, sencillamente porque no se legislan y quienes no legislan, los diputados y senadores es un círculo vicioso.

Ahora en el período que están electos, si son ordenados, pueden acumular un patrimonio importante, redes y poder. Por eso, es habitual que sean los mismos de siempre y que muy pocas cosas cambien las caras.

Para quien no está inserto en el sistema, ir a competir es imposible. Los diputados se eligen cada 4 años y algunos senadores cada 8, todos pueden optar por la reelección. Imaginen ustedes la cantidad de redes y poder que se pueden acumular en solo 4 años. Ni pensar en 8 años.

También se da mucho lo de estar en un gobierno y luego volver al congreso. Prácticamente hay algunos que jamás han trabajado un día en el sector privado.

Como si fuera poco, ahora gracias a la Señora Bachelet, se aumentó el número de congresistas. Entonces están los amigos de los que estaban antes.

Nuestra democracia está fracasando, se concentró el poder político en unos pocos y que legisla para sus propios intereses. Ya el elector tiene poco o nada donde elegir y con un congreso apernado, es muy difícil llevar a nuestro país al desarrollo.

Related News

Comments are closed