APOSTAR POR LA TRADICIÓN

Tengo el honor de postular a la Alcaldía de San Isidro junto a un grupo de vecinos con quienes comparto la visión de defender el distrito frente a los embates del cambio apuntalado por la demanda de su suelo. Nuestra tarea suprema es mantener a toda costa el carácter residencial de una comunidad ejemplar. Para ello tomamos en cuenta que la mayoría de los sanisidrinos son mayores y la manera en la que experimentan el distrito no puede empeorar. La última administración ha sido agresiva con la promoción del transporte sostenible. Sin embargo, los adultos mayores acostumbrados a moverse en el distrito en el que han vivido por décadas sin mayores contratiempos, han perdido sus espacios de estacionamientos y han visto afectada su calidad de vida. Creemos que es importante contar con más estacionamientos subterráneos y ganar más espacios públicos para el disfrute de todos los sanisidrinos. La manera radical en la que se ha aplicado la política en favor del uso de las bicicletas ha tenido como víctimas a los vecinos que más han dado por nuestro distrito.

Nosotros proponemos atacar el problema de raíz y garantizar a los sanisidrinos mayores de 60 años estacionamientos para que puedan seguir visitando a sus familias y amigos sin perder más tiempo. La idea es establecer un periodo de transición en el que los beneficiarios de un sistema de movilidad tradicional no se vean afectados por el cambio. Nuestros adultos mayores tendrán una verdadera experiencia de ciudad con pistas adecuadas, veredas en buen estado y mobiliario urbano que fomente la accesibilidad.

Un distrito tradicional no puede ser uno atravesado por el tránsito infernal de Lima. San Isidro no es una isla, y por ello, de ser elegido alcalde, me comprometo a tomar liderazgo para luchar por nuestros derechos y a trabajar coordinadamente con la Municipalidad Metropolitana. Nuestras arterias principales serán intervenidas con infraestructura y cumplimiento de la ley para darle una estocada al ruido y a los malos hábitos de los que cruzan nuestro distrito generando caos, ruido y mucho desorden. Una comunidad tradicional no debe incentivar la contaminación a través de la demanda inducida de tránsito automovilístico y también debe cuidar su estética. Nuestra administración velará por la belleza: no más edificios que parecen pollerías, no más desarrollos inmobiliarios de baja calidad, no más mobiliario urbano fuera de contexto. Estas necesidades las hemos detectado a través de un trabajo de escucha y empatía. El reclamo de nuestros vecinos es tener un distrito en el que la comunidad completa esté representada y no solo algunos. Nuestro reto es hacer un San Isidro unido y para todos los sanisidrinos.

Al iniciar esta campaña me encomendé a la Virgen del Pilar para que me dé la fuerza de luchar con valores por la ciudad que las familias sanidrinas quieren. ¡Que así sea!

Related News

Leave a Reply