Proyecto de Presupuesto 2019: En el año del dialogo y la reconstrucción nacional – Primera Parte

En artículo del 15 de Junio, analice lo que la clase media y media emergente incluyendo al sector informal, probablemente querían del nuevo ministro de economía; y dije que estos sectores no estaban pretendiendo que tenga todas las soluciones a la mano, sino que descrito en jerga futbolera “La pare de pecho, la baje, pise su pelota. Y sobre todo la juegue bien”. Bueno pues, eso ha hecho hasta ahora el ministro Oliva, se ha comportado de manera diligente y solvente en momentos críticos (destape de corrupción entre funcionarios del MEF), ha preparado un proyecto de Presupuesto para el 2019 con un crecimiento real del 5% y un Marco Macroeconómico Multianual 2017-2022 concordante; e incluso se ha mostrado dialogante con el congreso y otros sectores.

Hoy en mi caso no me preocupa que existan diferencias entre el MEF, los miembros del Consejo Fiscal e incluso con organismos como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional, en lo que respecta a las proyecciones de crecimiento y déficit fiscal. No es primera vez que las hay, las habrá siempre y más me sorprendería que no las hubiera.  Porque la responsabilidad del MEF es lograr metas y liderar un curso que permita arribar a puerto aun cuando “la mar” este incierta. Obviamente es arriesgado, pero también es profesional hacerlo, si se tiene la capacidad.

El Proyecto de Presupuesto 2019 de 245 páginas incluido anexos, fue remitido en carta al congreso el 29 de Agosto, paradójicamente con membrete del año del dialogo y reconstrucción nacional, y está firmado por el Presidente Vizcarra y el Premier Villanueva. Graciosa ironía, teniendo en cuenta que la agenda y prioridades que entiende el ejecutivo deben materializar durante el 2019, no tiene mucha relación con la que existe en el parlamento. Por ejemplo, la forma del incremento de los servicios Salud y Educativos, concepto de gastos en la lucha contra la violencia a la Mujer, Friaje, Anemia e incluso la Reforma del Poder Judicial, etc.

En medio de la cuarta revolución industrial producto de la tecnología no es difícil disponer de una copia del Proyecto de Presupuesto, incluso para mí, que mis actividades profesionales me tienen en Washington. Por lo tanto, la sociedad en su conjunto incluidos los miembros titulares de la comisión de Presupuesto y Cuenta General de la Republica saldrán a la cancha a jugar su partido. Entre ellos veremos a algunos jugadores con sangre en el ojo y qué jugando entre diferentes intereses y objetivos, algunos muy loables por cierto, simplemente agudizaran los conflictos verbales.

Buenos pues, el ministro Oliva estoy seguro se está preparando para las incomodas preguntas que sabe le harán, como: ¿Por qué entre las prioridades del presupuesto 2019 no está el referéndum del presidente Vizcarra? ¿Por qué se va a realizar en el 2018? ¿Cómo y Cuando lo prevé financiar? ¿Hasta cuanto tiene previsto para la reforma del poder judicial durante el 2019? ¿Por qué prevé pagar tan poco a EsSalud en el 2019 por las deudas que tiene el estado? ¿Cómo se logrará la meta de recaudación, si SUNAT no tiene previsto cobrar monto significativo de las grandes deudas?

Por otro lado, se verá como desde diferentes frentes, los hoy unidos con el oficialismo se lanzarán a desnudar las debilidades de gestión del ejecutivo, ministerio por ministerio (el MINSA; MIDIS y el MINEDU no la van a pasar muy bien); en lo que respecta a la incapacidad de gasto en proyectos de inversión e incluso gasto corriente en favor de los más desfavorecidos. La carne esta lista, porque a la fecha y de acuerdo a la consulta amigable de ejecución de gasto del MEF ningún ministerio tiene performance aceptable.

Pasada esta primera etapa de amagues y calentamiento y  durante los 76 días que restan antes del 15 de Noviembre; y que están disponibles para estudiar, analizar alternativas, elaborar modificaciones y presentar el dictamen de la Comisión de Presupuesto ante el pleno. Se va a escuchar: que habrá consenso que el proyecto de masificación del uso de comprobantes de pagos y libros electrónicos es de lejos la mejor propuesta del MEF a pesar de sus limitados alcances en el corto plazo; o incluso que desde la academia se lance alguna sugerencia al reglamento del DL 1362 referido a la Promoción de la Inversión Privada, que por cierto aún está pendiente de publicación.

Dentro del mismo periodo, estoy seguro que el ministro Oliva no tendrá éxito al tratar de quitar todas las exoneraciones tributarias (aunque del lobo un pelo ya es ganar o puede que gane solo en el papel, porque corre el riesgo que se le levante la selva sino da algo que compense) o que sus esfuerzos por destrabar Majes-Sihuas II y Chavimochic II sean valorados. Lo que si tengo claro es que tiene que llevarse un compromiso del congreso que no le abrirán nuevos frentes de gastos vía leyes no consensuadas con el MEF. ¿Como hará eso? ¿Dara algo a cambio? Realmente, no lo sé, pero si lo necesita.

En términos de procedimientos, la Comisión de Presupuesto convocará a sesión del pleno donde participará el premier y el ministro de economía, pudiendo ellos manifestar disconformidad con el dictamen que ingresó para su aprobación, por presuntas modificaciones que creo se realizaran en la comisión; procediéndose después a la sustentación, debate y posterior votación del proyecto de Ley de Presupuesto. Ojo solo se requiere de mayoría simple para la aprobación de la ley. La misma que una vez aprobada debe ser remitida al ejecutivo antes del 30 de noviembre para su promulgación (solo si la ley no fuera remitida dentro del plazo establecido entra en vigencia el proyecto presentado por el ejecutivo).

Pero lo que más me preocupa en la gestión presupuestal del 2019 no es la dificultad de aprobación del presupuesto y sus detalles, que analizaremos en una segunda parte. Sino la capacidad del MEF y su equipo de hacer realidad las proyecciones de recaudación y gasto, porque esto de aprobar presupuestos que no se cumplen año a año, se está convirtiendo en una práctica salvaje entre muchos escritorios, pero que no guarda relación con las expectativas de mejorar los servicios públicos y termina siendo una forma de garantizar solamente la disponibilidad de recursos para pagar sueldos de hermanos, padres, tíos y abuelos en activo dentro del sector público o jubilados.

Related News

Leave a Reply