LAMPA MÁGICA

Acción Popular no solo ganó en Lima, en 13 distritos de la capital, y en algunas circunscripciones claves en todo el Perú, sino que luce como la primera fuerza política en el país.

Los resultados abren un juego nuevo, aunque extremadamente delicado para este añejo partido político, de cara a la presidencial y parlamentaria del 2021.

Para comenzar vale precisar que el flamante nuevo alcalde, Jorge Muñoz, tiene una característica que se repite en otros ganadores durante la jornada electoral del domingo 7 de octubre: ha ganado con la lampa, pero no es de la lampa.

Acción Popular, partido sin cuadros propios, decidió invitar a muchos independientes que se subieron a la resurrección que logró Alfredo Barnechea en los comicios generales del 2016. Recordemos que Barnechea no solo trajo un discurso nuevo bien estructurado, sino que despertó ilusión en una vasta legión de jóvenes que desde las redes sociales se autodenominaron los barnecheveres.

Esa sangre fresca trajo dinamismo e ilusión -elementos fundamentales en política- y reconvirtieron la vieja lampa en un activo político que, en una buena parte, ha sido capitalizada por los invitados de hoy. Los resultados últimos son, sin duda, parte del efecto Barnechea. Que lo quieran o no reconocer los populistas es otro tema; pero es la verdad.

Acción Popular regresa ahora a las grandes ligas después de más de tres décadas. Y eso, siendo bueno traer un riesgo. El riesgo, en la perspectiva del próximo proceso electoral del 2021, es que las gestiones de los gobiernos provinciales, distritales y regionales no sean buenas o, peor aún, que sean corruptas. Si sucede esto AP tendrá que deslindar de todos aquellos que ahora acoge y de los arribistas que el futuro atraerá.

Pero siendo el manejo del triunfo del domingo, un asunto que demandará enorme habilidad política, existe otro problema aún más delicado y es la candidatura presidencial del 2021.

Por un lado, Raúl Diez Canseco y Alfredo Barnechea están, en los hechos, enfrentados y disputan la candidatura y el manejo del partido. Por el otro, la victoria de Jorge Muñoz puede catapultar al flamante alcalde de Lima para tentar esa candidatura presidencial. No muy lejos se sumarán a esa disputa por el poder, el actual congresista AP, Yonhy Lescano, que no oculta su apetito presidencial y el virtual gobernador de Cajamarca AP, Mesías Guevara.

Se presenta una encrucijada para el líder de los barnecheveres. O se queda a pelear su candidatura en una primaria contra Diez Canseco, Muñoz, Lescano y Guevara, y les gana, o se va como independiente junto con sus barnecheveres.

La lampa, como en 1980, vuelve a ser la vedette del momento. Bien por los populistas. Ahora deberán demostrar que este triunfo puede institucionalizarlos y convertirlos en un partido moderno, democrático y atractivo .Pero requerirá líderes honestos, con formación política y con una visión de país globalizada, pero sobre todo con mucho desprendimiento.

Don Fernando Belaunde dijo: “Los grandes partidos políticos no aparecen por obra del azar. Se hacen grandes por la misión que se imponen”. Veremos si los correligionarios del presente están a la altura de su tiempo, o si la Lampa mágica fue solo la ilusión de un 7 de Octubre.

Related News

Leave a Reply