HIJOS PARIDOS DE LA CORRUPCION Y LA IMPUNIDAD

Los hijos paridos de la corrupción y la impunidad, pueden ser engendros absolutamente tóxicos que terminan envenenando a la sociedad en su conjunto, encaminándola al caos y la zozobra. Destino infranqueable que pocos perciben en medio de la orgia de todos contra todos, pero que inexorablemente, TODOS terminaremos pagando la cuenta. Veamos algunos de esos engendros:

– Las Democracias mutan y se convierten en anarquías, dictaduras o republiquetas, cuando el Estado de Derecho colapsa y la predictibilidad jurídica es solo una quimera.
Cuando un juez de menor jerarquía se burla del Tribunal Constitucional y un fiscal amenaza, enfrenta y pide la renuncia del Fiscal de la Nación; es la prueba plena, que la institucionalidad y el Sistema Judicial a naufragado.

– Cuando el Congreso de la República pierde toda la legitimidad por un sin número de errores y comienza una diáspora de fragmentación y división, buscando cada quien salvar su pellejo, sin darse cuenta que el enfrentamiento los convierte en antropófagos y caníbales insaciables, donde todos terminaran devorados por el desprecio si no el odio general.

– Cuando la política se judicializa, cuando los partidos pasan a ser considerados “organizaciones criminales” y los aportes de campaña “lavado de activos”, aparecen sombras y surgen denuncias de persecución política, que comienzan a trascender nuestras fronteras.

– Cuando los Derechos Humanos y la dignidad de las personas se tornan relativas, en función a criterios subjetivos, como el dinero, el poder, las simpatías u odios políticos o ideológicos; los derechos fundamentales como la libertad, la intimidad, el honor, la presunción de inocencia o el debido proceso, dejan de ser derechos humanos y pasan a ser solo “derechos de algunos”.

– Cuando la libertad de opinión, la tolerancia y el respeto, dejan de ser valores sociales fundamentales y los compatriotas se tornan en enemigos llenos de odios, capaces no solo de violentar con la palabra sino contra la integridad física de las personas; son un claro síntoma de descomposición social que sólo conduce a más violencia hoy y venganza mañana.

– Cuando los que piensan diferente callan por temor, cobardia o simplemente por que tienen rabo de paja; solo queda escuchar el ruido impersonal de la muchedumbre clamando por sangre, con la música monocorde de los medios; solo queda esperar al siguiente que se dará en sacrificio, para aplacar la furia de los dioses, pero claro, aún no es tu problema, hasta que SI lo sea, cuando le toque a tu familia, a tus amigos, a tus vecinos, a tu empresa o tu casa y por qué no, tu partido, tal vez será tarde para tomar conciencia y levantar la voz.

El Presidente Vizcarra, es una esperanza, actor secundario aparecido en escena ante la caída en desgracia de su antecesor y encumbrado por su inusitada habilidad política y apoyo mediático, se encumbra para ser honestos, no sobre la altura de Los Andes, si no sobre el llano de un charco de podredumbre. Paso con creces la etapa de legitimación, pero las circunstancias que le tocó afrontar, demandan mucho más de el.

El gran riesgo del Presidente y su equipo, es creer que ha ganado la guerra, cuando apenas ha ganado una primera batalla politica, corre el riesgo que los adulones de segunda, pretendan hacerle creer que es el mesías, el caudillo o el gran líder esperado para el bicentenario de la independencia para emular a San Martín y Bolívar juntos. La concentración de medios y las encuestas, suelen ser esquivas y temporales, dependiendo de sus intereses y el bolsillo de los ciudadanos respectivamente. El lider potencial que demanda el momento histórico, es humilde, prudente y tolerante. Es consciente que no se trata de LLaneros Solitarios, Don Quijotes ni Robin Hood.. Es momento de un estadista capaz de aprovechar para bien el momento e iniciar una zaga de reformas estructurales y en paralelo lograr la paz social requerida.

Las personas con vena política como yo, envidiamos el momento y oportunidad que tiene el Presidente, para buscar la unidad nacional sin excluidos, fortalecer el Acuerdo Nacional, el Ceplan, los Partidos Políticos, la institucionalidad de los Poderes del Estado y todo ello de la mano de un Consejo de Estado (Presidente de la Republica, del Congreso, del Poder Judicial, del Teibunal Constitucional, Fiscal de la Nación, Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y Director General de la Policia Nacional). Señor Martin Vizcarra…….SI SE PUEDE, que Dios lo ilumine.

Related News

Leave a Reply