Noticias

MORALEJA DESPUES DE LA CONSULTA

Un referéndum para que los ciudadanos se pronuncien sobre cuatro contenidos de reformas constitucionales parciales, se convirtió prácticamente en un plebiscito respecto al Presidente Vizcarra y a su gestión gubernamental.

El ingeniero Martín Vizcarra corrió solo, de punta a punta, en dicha consulta popular, y como estaba previsto ganó a galope, en inusitado porcentaje “soviético”, ante la ausencia de agrupaciones que pudieran mostrarse contendoras. La verdad, fue goleada, pese al ausentismo, votos viciados y en blanco.

El Presidente dio un úcase: voten si, si, si y no, y por su orden, en las reformas constitucionales propuestas, aprobadas por un Congreso que se echó en los brazos del Gobierno sin recato alguno, en que no supo defender la necesidad de que hayan por lo menos algunos parlamentarios reelectos en próximos Legislativos.

No pudieron ni siquiera mostrar los congresistas las diferencias en la no reelección regional y municipal, que gestiona inversión pública, de la reelección de parlamentarios que no la gestionan, pese a que fue un despropósito que hubieran dispuesto con anterioridad la no reelección de gobernadores y alcaldes, de lo que seguro hoy se arrepienten.

Ahora pasamos a otra etapa, la que en lo gubernamental, debe ser cumplir con su misión de gobernar, en lugar de “pechar” a los otros Poderes del Estado y Organismos Constitucionales Autónomos. ¡Ojalá su triunfo plebiscitario y la paliza a quienes pensábamos diferente, no vaya a ensoberbecer al Gobierno!

Un tema que ha pasado desapercibido por muchos, son las deficiencias de las autoridades que tuvieron que ver con el referéndum. Reniec, que normalmente ha sido una isla de eficiencia en la administración pública, pasó a la antípoda, en que dos días antes de la votación amplió padrón electoral (que ya estaba cerrado por mandato de ley), incorporando a los DNI caducos y a quienes habían cumplido mayoría de edad, después del cierre de dicho padrón.

La buena difusión y explicación del objetivo del referéndum, prácticamente brilló por su ausencia, y una prolija publicación preparada por el JNE bajo el título “El Referendum en 5 pasos” fue dada a conocer después del evento. ¡De Ripley!.

El Ministerio del Trabajo publicó la norma para los permisos y facilidades laborales para la votación, el 6 de diciembre, con un solo día hábil antes de la votación.

Hay que sacar enseñanzas de lo sucedido, las que antaño se conocían como moralejas. La primera es que hay que defender lo que uno cree, sin que la coyuntura afecte el juicio sereno y la acción política seria.

Otra enseñanza es que la victoria debe recibirse con humildad, dejando de lado arrogancia y soberbia, y sobre todo recordando que la humildad enaltece y la soberbia degrada.

Por otro lado las autoridades competentes deberían dictar normas generales para todos los procesos, en vez de estar expidiendo normatividad especial para cada proceso, y por último, el Ministerio de Trabajo promoviendo una norma integral para las facilidades laborales en todos los procesos, en lugar extemporáneamente, torturarnos con más normas especiales.

14 diciembre, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *