Posiciones, Video Blog

TRANSFORMACIÓN DIGITAL

La transformación digital empieza por las personas

Se habla con razón que vivimos tiempos de confusión, tensión y de crisis. Creo que todos coincidimos en que las cosas, en general, podrían estar mejor.

La política no satisface y los políticos dentro de la política y los líderes fuera de la misma, no están a la altura ni de los problemas ni de la realidad que los ciudadanos vemos a diario. Por cierto hay honrosas excepciones pero la regla no es la mejor.

Los medios de comunicación tienen su propia agenda que es desconocida por los ciudadanos. Los medios masivos, televisión, radios y prensa escrita, están muchas veces vinculados a enormes grupos empresariales que influyen y, en algunos casos, distorsionan la realidad. Las líneas informativas se han convertido en líneas editoriales. Los medios de información son, en realidad, medios de defensa de sus propios intereses, que no son nacionales, sino simplemente intereses particulares.

En internet, las redes sociales han desarrollado su propia dinámica pero la agresividad a través de cuentas no identificadas ni identificables, sumada a la proliferación de troles convierten ese nuevo escenario en peligroso y hasta violento. No falta quienes señalan que la redes son capaces de pulverizar en minutos cualquier reputación. No importa si con justicia o prescindiendo de ella. Pero es cierto; las redes son el nuevo poder.

Algunos miran el escenario presente con temor, frustración y desesperanza. La palabra crisis parece una forma de llamar al presente.

Es realmente así? Todo anda patas arriba? Hay una salida frente a todo esto?

Yo, personalmente, creo que sí. Hay una enorme oportunidad para enfocarnos en lo sustantivo o en aquello que desde tiempos inmemoriales ocupó la preocupación de grandes filósofos como Platón, Sócrates o Aristóteles. ¿Qué ocupaba el tiempo de estos hombres? Pues el hombre.

Los temas que dominan, en buena parte, el debate global son los que importan a las personas, a los jóvenes y a los no tan jóvenes. Inteligencia artificial, internet de las cosas, robótica, big data y, en general las innovaciones que están afectando de manera transversal nuestras vidas y, mucho más importante, la determinación de nuestro futuro.

Estamos en medio de la cuarta revolución industrial que como las pasadas traerá enormes cambios. La transformación digital está forzando a una transformación cultural, y esa transformación cultural empieza en las personas. Así que el país que todos queremos y merecemos pasa por reconocer la fuerza de la innovación teniendo a la persona en su centro. No hay que temerle a la innovación sino que subirse en ella preparándose.

Ahora bien, a los ciudadanos nos toca una parte sustancial en este esfuerzo de transformación cultural y personal. Primero, reconocerla, aceptarla e involucrarnos. Hay que estar atentos a nuestro entorno y hablar en casa, en el trabajo, en el centro de estudio y en donde haya conversación habitual. La familia debe ser el primer eslabón en esta cadena pero hay que empujar y estar atentos.

Entonces si la mayoría de políticos, de líderes o de medios, no hablan de estos temas, no se preocupe. Exiga más bien que en el ámbito que le rodea, la discusión sobre innovación sea el pan de cada día. Vivimos en una era maravillosa donde hay muchas más razones para ser optimistas, que pesimistas.

Esto, por cierto, no quita hablar de la lucha anticorrupción, la batalla contra la delincuencia, la guerra para terminar con la pobreza, la mejora de la educación o la optimización en los servicios de salud.

Mi punto está en que sino enriquecemos la agenda en los medios y en las redes no esperemos grandes cambios. Esa propuesta no vendrá de arriba hacia abajo sino de abajo hacia arriba. ¿Quienes estamos abajo? Nosotros, los ciudadanos.

Hay una frase interesante de las muchas que dijo Albert Einstein:

«El mundo como lo hemos creado es un proceso de nuestro pensamiento. No puede ser cambiado sin cambiar nuestro pensamiento.»

Y cómo le hacemos caso a Einstein? Cómo cambiamos el pensamiento? Un buen principio, no importa que edad tenga, es aprendiendo y reaprendiendo. En el mundo de hoy, aprender y reaprender es como respirar. No se olvide que el verdadero oxígeno es el conocimiento.

Esa es la tarea.

Muchas gracias.

7 febrero, 2019

ONE COMMENT ON THIS POST To “TRANSFORMACIÓN DIGITAL”

  1. Indudablemente el paso en la Tv Informativa, marcó un hito, con la información: ágil, objetiva, (con los naturales sesgos) muy útil para la opinión del televidente. No estaba en el abanico caviar. Ojalá regrese para seguir aportando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *