LO MALO, LO FEO y QUIZÁS LO BUENO
Posiciones

LO MALO, LO FEO y QUIZÁS LO BUENO

Los últimos días, siguen tan intensos y variados como las anteriores semanas, con nuevos capítulos de la guerra comercial entre EEUU y China y sus repercusiones en las bolsas de todo el mundo, seguidas de fuertes fluctuaciones de los precios de comoditis y tipos de cambio.

Los agentes económicos, ante un mundo incierto, con tendencias globales a la baja actúan con cautela. Pero los Estados/gobiernos se muestran muy activos en promover inversiones, estabilidad y sobre todo confianza; buscando contrarrestar la incertidumbre mundial.

En nuestro país, siempre tan raro y especial, salvo algunas excepciones, los empresarios y los gremios, se muestran “tranquilos, callados, casi indiferentes” ante la falta de acción y foco del gobierno. Mientras en el planeta el tema central que convoca al sector público y privado a sumar esfuerzos, con diálogo abierto, frecuente y con sinergia permanente. En el Peru, es el tema político/judicial, el enfrentamiento inerte y permanente entre los Poderes del Estado, es el tema central del Gobierno y del Congreso, alentados por los medios de comunicación, quienes logran “atontar” a los ilusos ciudadanos.

Sube el dólar y el endeudamiento familiar, sube la anemia y la obesidad. Baja el crecimiento del PBI y las exportaciones. Los índices de inseguridad, informalidad y desempleo se mantienen inamovibles; los conflictos sociales no cesan. Y al Presidente le preocupa por la Reforma Política que se implementará a partir del 2021.

La agenda país, está sin rumbo, sin metas, sin plazos, sin prioridades y por supuesto sin líderes que aglutinen con espíritu de unidad, diálogo sincero y transparente; mezcla chicha de Macondo, Juego de Tronos y el Titanic en pleno hundimiento, es decir todos contra todos, en medio de desconfianza, desconcierto y desolación.

Dentro de todo, la responsabilidad es muy democrática y compartida: El Congreso, El Gobierno, Los Partidos Políticos, Los gremios, La Prensa, Las ONGs, etc.

Unos empresarios extranjeros hace poco me comentaron: “en el Peru, no pierdes la capacidad de sorprenderte”; eso que: no es posible, no te creo, no puede ser, ya que sería. SI, SI ES POSIBLE. Yo agrego que también es POSIBLE sorprendernos de cambios razonables y positivos; sin lugar a dudas estamos terminando un mal primer semestre, tanto en lo económico, político y social. Pero no perdemos la esperanza de un mejor segundo semestre, que nos permita terminar el año con resultados aceptables y una dosis de sensatez y sosiego.

Pongamos donde corresponde al populismo, el aplauso fácil de las tribunas, las marchas y plantones; las encuestas, los medios de comunicación, la ideología de género, etc. para dar paso a lo realmente importante y trascendente, el Bienestar de las personas y la mejora de su calidad de vida.

23 mayo, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *