ESTAMOS EN UNA ANARQUÍA:
Posiciones

ESTAMOS EN UNA ANARQUÍA:

La “Cuestión de Confianza” planteada por el Presidente, es puro y duro populismo en búsqueda de subir unos puntos en las encuestas, por someter al Comgreso. Es obvio que el Congreso le dará la confianza y el tema se acabó, lo que no implica que el Congreso no estudie, apruebe modifique o archivo los proyectos de Reforma Política ya que esa (función legislativa) es su principal rol Constitucional. Se justifica agravar la inestabilidad económica por unos puntos en las encuestas ?.

Cómo y por qué llegamos a este estado de deterioro del sistema democrático ?

Nunca en las últimas casi dos décadas, el sistema democrático peruano y sus instituciones representativas han estado tan deterioradas, vapuleadas y debilitadas como hoy, llegando al límite de su vulneración y fractura con voces de disolución del parlamento de un lado y de vacancia por otro, bajo mecanismos cuestionables y forzando los procedimientos constitucionales vía interpretaciones antojadizas e interesadas.

La madre del cordero es la conjunción del pésimo manejo político del Gobierno por impericia e inexperiencia, y del Congreso por soberbia en el manejo de las mayorías, dando como resultado un escenario anárquico donde las jerarquías y la separación de poderes solo son una difusa referencia, por decir lo menos.

En esta anarquía, el Presidente no sabía, no entendió o se dejó aconsejar o influir mal; malentendió su rol de conductor de las políticas de gobierno para todos los peruanos, en un estado de derecho constitucional que obliga a respetar la separación de poderes y las decisiones autónomas e independientes que ellos decidan, le guste o no al Presidente y sus asesores. El presidente no puede inmiscuirse en los procesos judiciales ni respaldar o no a jueces y fiscales. El presidente no puede subrogarse las funciones propias del parlamentario en materia legislativa, no puede obligar a legislar en un sentido u otro, la
Constitución sólo lo faculta a ejercer iniciativa legislativa (presentar proyectos de ley) y observar las leyes dadas por el Congreso. Sobre el sentido y contenido de las mismas no puede imponer, tiene que convencer, para eso están sus técnicos y ministros, para debatir dentro y fuera del parlamento y punto. Lo propio le corresponde en materias judiciales, el único rol constitucional es acreditar en los procesos al Procurador, para que vele por la reparación civil y punto; el resto le corresponde a los fiscales y jueces. Pensar y actuar diferente es anti democrático, inconstitucional y con olor añejo a dictadura absolutista, donde el Rey concentraba todos los poderes.

El mal ejemplo y el virus de la anarquía rápidamente se propagó y contagió a otras instituciones. En el Ministerio Publico generó un desmadre, luchas intestinas por capturar el poder en las altas esferas y rebelión en los estamentos inferiores, se rompió la jerarquía y respeto debido consagrado en las leyes, hoy los fiscales filtran información reservada y confidencial de investigaciones en jiro; opinan, cuestionan y hacen política denostando contra el Congreso, el Poder Judicial, el gobierno y su propia institución, avasallando los límites establecidos por ley a funciones.

El venido a menos poder Judicial, emulando a Pilatos, emite sentencias y resoluciones complacientes a la “opinión pública y los fiscales mediáticos”, temeroso y sumiso al designio de los medios de comunicación que enjuician y condenan a discreción, dejando de lado los principios de legalidad, proporcionalidad y presunción de inocencia.

La prensa y sus emblemáticos periodistas borraron de sus mentes las clases de objetividad e imparcialidad en su momento aprendidas, hoy hacen política militante, no trasmiten noticias, son activos protagonistas de ellas, endiosan y destruyen personalidades sin rubor alguno, cuentan con aliados incondicionales como las encuestas y las semanales marchas de protesta. Tiene sentido preguntar si la gente quiere que se cierre el congreso? en igual sentido la opinión sería favorable si se pregunta si hay que votar a todos los ministros, jueces, fiscales, alcaldes o gobernadores; ninguno supera el 30% de aprobación con excepciones que solo confirman la regla y más aún, la población evaluó con 09, en la escala de 0-20, al gobierno en reciente encuesta y claro, que creen que responderían los electores (aquellos que eligieron a sus autoridades) si se les preguntan por la reducción de impuestos o la pena de muerte?, igual, también sería a favor.

Y sobre el Congreso ya ni que decir, con un rosario de errores, no pudo ser el freno y contrapeso para evitar la anarquía reinante y menos mantener el respeto y dignidad que le corresponde como primer poder del Estado. Debió entre otros aspectos, liderar las grandes reformas que el país requiere con la sólida mayoría que FP tenía, se dejó ganar la iniciativa y terminó siendo percibido como obstruccionista de las tibias y poco pensadas reformas planteadas por el Ejecutivo. Peor aún, dando pie a que muchos impresentables de la izquierda más tradicional y extemporánea tenga visibilidad inmerecida.

A río revuelto ganancia de pescadores, cancha libre a la delincuencia, al narcotráfico, a la informalidad, a la minería ilegal, al desorden en las pistas, al abuso de los oligopolios, a la invasión sin control y filtros de venezolanos, a las protestas callejeras y a la toma de carreteras, coronando de esta forma la ANARQUÍA reinante, donde todos hacen lo que quieren sin respeto a la autoridad, al orden y la legalidad. Por cierto, alguien se acuerda cómo va la economía, la inversión y el empleo ?

30 mayo, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *