Desgracia del Perú, desgracia de las empresas públicas, desgracia del Estado de Derecho
Posiciones

Desgracia del Perú, desgracia de las empresas públicas, desgracia del Estado de Derecho

Cual es la diferencia entre el terrorismo de Sendero Luminoso o el MRTA, ambos atentaban contra la propiedad pública y privada; secuestraban, cobraban cupos y sobre todo “se vestían de luchadores sociales”.

Sabemos que los supuestos indigenas o comuneros, son más citadinos y empresarios que cualquiera. Pasan su vida entre negocios y aprovechamientos, salvo, cuando se disfrazan de indígenas, se pintan las caras y sacan sus lanzas compradas en tiendas de artesanías.

El Presidente lo sabe, como sus ministros y los medios de comunicación. A lo largo del Oleoducto, hay decenas de supuestas comunidades nativas, en muchos casos liderados por sinvergüenzas llamados “APUS”. cuyo principal objetivo es lucrar y extorsionar.

El modus operandi, es simple, ATENTADO TERRORISTA ( sin fines ideológicos) contra el
Oleoducto, el objetivo principal, es la noticia internacional de contaminación de la Amazonia, el secundario es desacreditar a PetroPeru, como operador petrolero ante sus potenciales socios. Y lo tercero, los directamente beneficiados, algunos delincuentes extorsionadores, miembros de la comunidad.

La ecuación es tan simple, que cualquier incapaz la descubre, más aún, el gobierno y PetroPeru lo saben. Es la siguiente:

  • Delincuentes miembros de las comunidades (malos líderes) propician los atentados delincuenciales (rotura del oleoducto).
  • Se perfora el oleoducto, con gravísimo daño y delito ambiental.
  • Cuatro gatos intentan reparar el daño: grapas y vallas de aislamiento del derrame.
  • Los supuestos nativos, secuestran al personal encargado de evitar más daños ambientales.
  • Cuando la tragedia ambiental está producida, los mismos nativos, que la produjeron, exigen ser contratados con sueldos descomunales, para hacer la labor de “remediasion ambiental”
  • Cuando los delincuentes miembros de la comunidad que atentó contra el Oleoducto, terminan de cobrar por la
    “remediación que ellos mismos provocaron”, se activa inmediatamente la dirigencia delincuencial de la comunidad vecina (para un nuevo atentado) y así sucesiva y sistemáticamente. Y como respuesta del gobierno, solo tenemos “miedo e impunidad”
4 julio, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *