Olaechea: demócrata decente y cabal
Posiciones

Olaechea: demócrata decente y cabal

Por Luis Garcia Miró Elguera

Quienes desde 2011 han venido dirigiendo nuestro Estado lo han hecho sin la menor decencia y absolutamente desapegados al sentido común. La carencia de ambas cualidades es lo que ha conducido al Perú al terreno pantanoso en que se encuentra. Ha sido pues esta falta de decencia la que ha permitido que gente como Ollanta Humala, Pedro Pablo Kuczynski y Martín Vizcarra engañen a la sociedad entera.

El primero, pidiendo millones de dólares para sus dos campañas electorales; en una de ellas al impresentable Chávez (dinero robado a los venezolanos) y en la otra al ladrón Lula. En ambas ocasiones pretendiendo hipotecar al Perú al socialismo sudaca. Aunque la auténtica misión de Humala fue llenarse los bolsillos con dinero mal habido. En el caso PPK, es irritante que una persona con sus pergaminos profesionales no tuviera escrúpulos para hacer lo que hizo con Odebrecht siendo ministro y además premier.

En cuanto a Vizcarra, ocurre que este personaje ha tenido el cuajo de autoproclamarse líder de la anticorrupción, pese a tener un largo prontuario que dice lo contrario: Chinchero, “club de la construcción”, campaña electoral de PPK, etc. La sinopsis de estos tres ejemplos de autoridades peruanas sin decencia ni sentido común refleja la miseria de gente que nos ha gobernado. Y en cuanto al Poder Legislativo, pues individuos como Daniel Salaverry transpiran esa mismísima falta de decencia -también de sentido común- que estos pares suyos del Ejecutivo. En pocas palabras, nos ha gobernado la escoria.

Afortunadamente, por amplísimo margen el 27 de julio pasado Pedro Olaechea resultó elegido presidente del Poder Legislativo. Primera autoridad que repone la decencia en la función política, luego de la podredumbre que nos ha gobernado en los últimos dos años. Hombre de principios, libre de ataduras, complejos y tentaciones, con las cosas claras, la mirada sincera y la cabeza bien amoblada. Un político confiable que, además, en momentos muy delicados ha tomado el mando del Congreso con la seriedad y serenidad que demandan las circunstancias.

Primero, remitió una carta a la Comisión Europea para la Democracia -también llamada “Comisión de Venecia”- pidiéndole opinión sobre el plan golpista de Vizcarra para adelantar las elecciones al 2020; también consultó sobre los continuos pedidos de confianza que hace Vizcarra y respecto a la quiebra de los principios democráticos de separación de poderes y pesos y contrapesos que impone este mandatario. “No me aferro al cargo; me aferro a la Constitución”, precisó Olaechea ante las críticas a esta indispensable consulta, venidas del necio, nefasto ministro de Justicia.

Esa sola iniciativa identifica la altura de miras de Olaechea. Pero el presidente del Legislativo también ha puesto en blanco y negro lo que, a su juicio, representan las necesidades coyunturales de gobierno que demanda el país: 1) trabajo digno para los peruanos; 2) seguridad para la ciudadanía; 3) atender correctamente la reconstrucción del norte; y 4) que el Congreso decida si archiva, debate, aprueba o rechaza el inconstitucional proyecto de adelanto electoral de Martín Vizcarra. El Perú decente debe apoyar a Olaechea.

29 agosto, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *